Riego

En el sector agrícola, gestionar los recursos hídricos de forma sostenible es un requisito fundamental para obtener cosechas productivas de alimentos naturales a pesar de los cambios constantes de las condiciones climáticas. Las alteraciones que está sufriendo la meteorología se dejan notar en la producción de muchas regiones del mundo. Ante estas circunstancias, se hace imprescindible contar con un sistema de riego que garantice el rendimiento de las cosechas. Otros condicionantes, como la escasez o la excesiva variabilidad de las precipitaciones, obligan a disponer de sistemas de riego para compensar las insuficiencias del abastecimiento de agua natural. De este modo, el riego hace posible explotar áreas extensísimas, que de otra manera permanecerían secas y estériles. Por esta razón, en todo el planeta el total de hectáreas trabajadas con la ayuda de sistemas de riego artificiales supera ya los 150 millones.

Sistemas de riego modernos para la agricultura comercial

Existen distintas posibilidades para abordar el riego de los campos con las tecnologías modernas, siempre con el fin de suministrar suficiente agua a las raíces. La demanda de agua depende en gran medida de la clase de los cultivos, así como de la composición del suelo y del clima imperante

Aplicaciones en la agricultura comercial

Para suministrar suficiente riego a todas las plantas es preciso emplear diferentes bombas
y sistemas de riego. Justamente en las regiones más áridas, la clave es obtener el agua para regar
las explotaciones y ejecutar su conducción de la forma más eficiente posible. Wilo posee los conocimientos y la experiencia necesarios para ello y ofrece las tecnologías más apropiadas. Por ejemplo, las turbinas y las bombas de agotamiento de Wilo se encargan de sacar y transportar el agua de los acuíferos subterráneos o de las canalizaciones, para garantizar el suministro.

No todos los agricultores poseen las mismas condiciones para impulsar el agua, por eso en Wilo hemos desarrollado bombas que permiten elegir la ubicación de uso de la bomba con total libertad. De este modo, incluso es posible instalarlas sobre una balsa para bombear el agua de un río o lago.

En la práctica, las bombas de rotor seco de Wilo han demostrado sus virtudes. Con esta ventaja, es posible aspirar la cantidad de agua que se necesite y transportarla justo allí donde sea preciso utilizarla, sea cual sea el nivel de agua disponible en cada momento.

A menudo, en los terrenos amplios y llanos no se consigue de forma natural la presión necesaria para asegurar el suministro, sobre todo si los niveles de las reservas de agua varían sin cesar. Para estos casos, la solución ideal son los grupos de presión Wilo, que destacan por su altísima eficiencia. Con su ayuda tendrá la seguridad de que alimenta todos los cultivos de la explotación con agua suficiente y a la presión adecuada. Esta solución garantiza un suministro a presión constante, aunque varíe el nivel de las reservas de agua disponibles. Y siempre reduciendo al mínimo indispensable el consumo de energía.