Hoy ya es imposible imaginase un mundo sin ordenadores o sin Internet. Google responde 64 000 solicitudes por segundo. Para poder gestionar esta gran cantidad de peticiones, la empresa cuenta con centros de procesamiento de datos en todo el mundo con servidores gigantescos que deben disponer de refrigeración las 24 horas. Con sus 9000 m², el centro de procesamiento de datos de Hamina (Finlandia) es uno de los más grandes y, al mismo tiempo, de los más nuevos. Aquí, las bombas de Wilo se encargan de que los servidores puedan "mantener la cabeza fría" y lo hacen de forma fiable, eficiente y ecológica.

"Google sigue siendo líder a la hora de contribuir a que Internet sea más verde" [1]. Esta declaración sobre el gigante de Internet proviene nada más y nada menos que de Greenpeace. En esta "cromatología verde" se integra el sistema de refrigeración de uno de los centros de procesamiento de datos más nuevos de Google, edificado en la ciudad finlandesa de Hamina para refrigerar los innumerables servidores en red de este gran complejo a su temperatura de funcionamiento, se han instalados bombas de alto rendimiento de Wilo. Y no porque sean de color verde, sino porque son simplemente verdes, tanto desde el punto de vista de la eficiencia energética, como de su fiabilidad y su vida útil.

Google data centre

El número uno en lo relacionado con la protección del medioambiente

Durante la planificación y la construcción de su centro de procesamiento de datos en Finlandia, Google ha sido consciente de la necesidad de elegir la vía ecológica. Según el informe «Clicking Clean», una inspección de Greenpeace sobre el impacto medioambiental que ejercen los 300 centros de procesamiento de datos más grandes del mundo, Google también es líder en materia de protección medioambiental. El objetivo del grupo empresarial es cubrir la demanda energética de sus centros de procesamiento de datos en el futuro únicamente mediante energías renovables. A su vez, la eficiencia energética de los centros deberá incrementarse, sobre todo en lo relativo a la refrigeración de servidores, lo que supone un elevado consumo energético.

La solución: agua de refrigeración impulsada por bombas Wilo

Los sistemas de servidores modernos están diseñados para una temperatura de funcionamiento de alrededor de 35 °C. No obstante, sin refrigeración este límite se sobrepasaría muy rápidamente y todo se paralizaría.

La demanda energética de los centros de procesamiento de datos en 2011 ascendió a 684 mil millones de kilovatios/hora. Actualmente el 22 % del consumo energético de los centros de procesamiento de datos está destinado a la refrigeración. Además de la selección del emplazamiento (Hamina tiene una temperatura media de 2 °C y se encuentra a orillas del mar finés), las modernas bombas «Wilo-CronoLine-IL» influyen positivamente sobre la demanda energética de refrigeración.

Las bombas «Wilo-CronoLine-IL» se instalan como las bombas Inline, horizontalmente en los tramos de tuberías para poner a disposición las cantidades de agua de refrigeración necesarias. Las dimensiones de las tuberías de los circuitos de refrigeración están comprendidas entre DN 150 y DN 200. De igual manera, los rodetes de las bombas se dimensionan con un diámetro nominal de 320 o 270 mm. La geometría específica de los rodetes y un recubrimiento optimizados para el flujo conllevan un rendimiento total mayor. El rendimiento hidráulico de la «Wilo-CronoLine-IL» con un diámetro nominal de conexión DN 150 es más del 80 %, con una conexión DN 200 es prácticamente el 70 %. La eficiencia del motor es del 94 %. De este modo se considera suficiente una potencia nominal de motor de entre 30 y 37 kW a fin de impulsar el volumen necesario para cubrir las cargas de refrigeración. El ahorro energético adicional permite regular la velocidad de las bombas según la demanda por medio de un convertidor de frecuencia.

Google data centre
Google data centre

Funcionamiento seguro y económico

Internet nunca duerme. Las 64 000 solicitudes de búsqueda que Google responde cada segundo dan una idea de las elevadas exigencias de disponibilidad que los centros de procesamiento de datos de la empresa deben cumplir. A esto se añaden los servicios en la nube para empresas con sedes en todo el mundo que mantienen los datos disponibles las 24 horas. Además de la tecnología informática como tal, la refrigeración también es un factor determinante para la fiabilidad de estos centros.

La carcasa de la bomba Wilo y los distintos componentes acabados están fabricados en materiales altamente resistentes para que las bombas puedan impulsar agua de refrigeración de manera segura para su funcionamiento y así mantener la temperatura lo más constante posible. La carcasa y el rodete de la «CronoLine-IL» se componen, por ejemplo, de hierro fundido resistente al desgaste con grafito laminar o esferoidal. Para seguir reduciendo los costes del ciclo de vida, la linterna de la bomba posee un diseño patentado. Este garantiza la evacuación controlada de cantidades relativamente grandes de condensado que se acumulan en la carcasa de la bomba cuando se impulsan fluidos fríos a una temperatura ambiente elevada. Así se protegen las bombas frente a los típicos daños por corrosión. Además, los cierres mecánicos altamente resistentes y fabricados en grafito de carbono, carburo de silicio, EPDM y acero inoxidable, proporcionan unos intervalos de mantenimiento prolongados.