Responsabilidad social corporativa de Wilo

De persona a persona

Como proveedores de alta gama activos en todo el mundo en los campos de la edificación, la gestión del agua y la industria, somos responsables frente a nuestros clientes, la sociedad, el bien común y el medio ambiente. El compromiso social y las acciones responsables representan condiciones imprescindibles para un desarrollo corporativo exitoso.

Para el grupo Wilo, la responsabilidad social corporativa (RSC) es mucho más que limitarse a los donativos y los patrocinios. Para Wilo, la RSC es sinónimo, ante todo, de una dirección de empresa sostenible: prácticas comerciales justas, política de personal orientada a los empleados en un contexto intercultural, ahorro de recursos naturales, protección del clima y el medio ambiente, compromiso presencial y responsabilidad en la cadena de suministro.

Nuestro compromiso presencial

Opinamos que, como agentes globales con más de 60 centros de producción y distribución en todos los continentes del mundo, no solo debemos pensar globalmente para tener éxito sostenible, sino que también debemos hacerlo a nivel local. Así, nuestro objetivo consiste en integrar Wilo de forma óptima en la sociedad regional y en que los lugareños nos vean a través de un prisma positivo.

Por este motivo, participamos en numerosos programas de ciudadanía corporativa nacionales e internacionales de cultura, educación y ayuda al desarrollo en nuestros emplazamientos y entornos inmediatos. Los siguientes ejemplos explican a qué nos referimos:

La marcha del agua: ayuda para los masái

Abrimos el grifo y el agua fresca sale de inmediato: se trata de algo que damos por hecho, pero que en otras regiones del mundo representa un lujo inimaginable. Así, en África muchas personas sufren la escasez del agua. En el norte de Tanzania, unas 2000 personas disfrutan ya de una solución a este problema: gracias a la ayuda del proyecto «Pozos para los masái» y a un donativo del especialista en bombas WILO SE, el pueblo de Loltepes, situado a unos 150 kilómetros al sur de la capital provincial de Arusha, dispone ahora de suministro de agua. Peter Löser, representante regional de Wilo en el norte de Baviera, entregó el donativo por valor de varios miles de euros a Burkard Freitag, organizador del proyecto «Pozos para los masái», y recalcó lo siguiente: «Como empresa activa en todo el mundo que se orienta hacia la sostenibilidad, contribuimos gustosamente a proyectos de ayuda como el de Burkard Freitag». Los pozos en los que se utilizan las bombas garantizan el abastecimiento de agua en un radio de 30 kilómetros a la redonda del pueblo. Los puntos de agua creados para el proyecto suponen una gran ayuda para los habitantes del lugar. Así, en Loltepes ya hay incluso una escuela y una guardería.

La escuela Hope Wilo Shikeng de Yangxin

Casi medio siglo tras su fundación, los alumnos de la escuela Shikeng vuelven a albergar motivos para dirigir la mirada al futuro con esperanza. Aunque el centro contaba con una dilatada y exitosa trayectoria –muchos antiguos alumnos asistieron a la universidad–, las urnas públicas carecían de los fondos precisos para mantener el edificio en buenas condiciones de forma duradera. En consecuencia, la escuela se clasificó como insegura y hubo que levantar un nuevo edificio.

En el año 2008, Wilo China emprendió una campaña para construir la nueva escuela Shikeng. Los empleados recaudaron donativos por valor de 170 000 RMB, a los que Wilo añadió otros 50 000 RMB: es decir, se disponía en total de 220 000 RMB, unos 23 500 €. En cooperación con el departamento de Educación de Yangxin, se destinaron 200 000 RMB a la construcción de la nueva escuela Shikeng, mientras que los 20 000 restantes permitieron levantar una biblioteca en otro centro.
En el año 2010 finalizó la construcción del aulario de la escuela, rebautizada como Escuela Hope Wilo Shikeng. En la actualidad, nueve cursos con 456 alumnos reciben la asistencia de 20 maestros y miembros del personal administrativo. Como muestra de agradecimiento, se tallaron los nombres de todos los donantes, así como el logotipo del grupo Wilo, en el muro situado junto a la puerta del centro nuevo.

1000 corazones de pan de especias y un generoso donativo

Más de 3000 asistentes, entre empleados y familiares de estos, aunaron el espíritu navideño con la generosidad en un mercadillo celebrado con motivo de esta festividad en la sede de la empresa, en Dortmund. Durante el evento, la junta directiva de Wilo agradeció a los empleados sus sobresalientes logros durante el año 2010: el ejercicio comercial de la empresa fue muy positivo, algo solo posible gracias a la plena dedicación de la plantilla al completo en todos los niveles.

La junta directiva se complació en especial en entregar un donativo de más de 6000 € realizado por los empleados a don Hans-Jörg Banack, presidente de la Elterntreffs leukämie- und tumorerkrankter Kinder e. V. de Dortmund, una asociación de padres cuyos hijos sufren leucemia o tumores. Además, se regalaron cinco pistas de carreras de coches a la estación K1 del centro de medicina infantil y juvenil de la clínica de Dortmund, así como a familias necesitadas.